The Travel Convention 2021, el gran evento anual organizado por la asociación de agencias y turoperadores británicos ABTA, se ha celebrado este miércoles como un evento híbrido concentrado en una sola jornada, en la que su director ejecutivo, Mark Tanzer quiso lanzar un mensaje optimista aunque con precaución. Y es que la confianza del viajero comienza a recuperarse y los informes elaborados por la asociación indican que el deseo de viajar es fuerte, pero eso no quiere decir que se vaya a convertir inmediatamente en reservas. Hay obstáculos aún que salvar y una industria turística que seguirá necesitando apoyo institucional para volver a la normalidad. La asociación ha aprovechado la ocasión para poner en relieve las dificultades que ha tenido el segmento de agencias para ser escuchado en los estamentos gubernamentales y ha pedido un ministro de Turismo dedicado al mercado emisor.

El mismo formato del gran encuentro anual de las agencias británicas aún dista de estar cerca de sus ediciones prepandemia, entre las más recientes las que celebró en Sevilla y Mallorca. Tanzer recordó en su presentación la primera edición en Abu Dhabi en 2016, para ejemplificar ese deseo de viajar que tanto los clientes como los propios agentes han atesorado y que ahora empieza a poder materializarse.

El máximo representante del sector de distribución turística británico recordó que el sector y todos como empresas e individualmente nos hemos enfrentado a muchos cambios en los últimos años, entre ellos, mencionó que hemos asistido a cómo «bastiones de la industria como Monarch y Thomas Cook abandonaron la escena» y, «por si no fuera suficiente, hemos tenido una pandemia y aprendido a vivir la vida en dos dimensiones». A pesar de todo «¡Seguimos en pie!«.

En los últimos 18 meses los viajes internacionales se han visto forzados a «una mini edad de hielo, con dos veranos completos y un invierno y medio perdidos, y solo ahora comenzamos a ver el deshielo» pero «es demasiado pronto para hablar de recuperación y soy consciente de cuántos de nuestros miembros siguen al borde del precipicio, pero has signos de que las nubes negras pueden estar disipándose»

El levantamiento de las restricciones en el último mes ha hecho que los clientes reaparezcan. Su «apetito innato por viajar» no estaba ya frenado por cuarentenas, test o burocracia. Las encuestas a consumidores más recientes de ABTA muestra que «la intención de viajar tanto para este invierno como para los próximos doce meses está regresando a niveles cercanos a antes de la Covid«.

Aunque muchas de esas reservas de viajes que se realizaron en 2019 o 2020 para viajar en los meses que coincidieron con las restricciones y cuyos viajes tuvieron que ser aplazados «y la intención de viajar no equivale en sí misma a reservas reales«, pero en ello «subyace la intención de viajar de nuevo, lo que podría traernos a nosotros, y a los financiadores, la confianza».

El director ejecutivo de ABTA, Mark Tanzer, durante su intervención en el evento.

Muchas asignaturas pendientes

Tanzer recordó que ABTA ha sido muy crítica con el Gobierno durante la pandemia por su «incapacidad para entender y apoyar a la industria que sus propios datos muestran que ha sido la más duramente golpeada y durante más tiempo», e incluso ahora que está claro que la recuperación de los viajes internacionales empieza a repercutirle de un modo mucho más superficial que a otros sectores como el comercio minorista o la hotelería. «Necesitábamos desesperadamente ver reducidas las restricciones y las exigencias de test, y estamos satisfechos de que el Gobierno haya respondido finalmente a nuestras demandas».

«Peor no está todo el trabajo hecho», añadió Tanzer, «todavía necesitamos pensar cómo podrán viajar libremente los viajeros no vacunados, cómo reducir la burocracia en torno a la entrada en Reino Unido y cómo armonizar los certificados de vacunación en todo el mundo»

Mientras, señaló que los miembros de la asociación están faltos de liquidez, y por mucho que las perspectivas sean positivas los viajes tardarán bastante en recuperarse totalmente, por lo que necesitan que el Gobierno británico extienda las medidas de apoyo a las empresas, «lo que para algunos de los miembros supone la diferencia entre la supervivencia o la quiebra».

Tanzer recordó que el mercado emisor de viajes de Reino Unido supone un cuarto de millón de empleos directos y otros tantos indirectos, «se siente como un huérfano político tratando acudiendo y suplicando a una serie de departamentos del Gobierno, pero ninguno de ellos ve al turismo emisor como una de sus principales preocupaciones o de su específica responsabilidad».

Desde ABTA han pedido al Gobierno británico que asigne la responsabilidad de ocuparse del sector turístico a un ministro que esté dedicado exclusivamente al sector emisor de viajes «que tiene un impacto inmediato no solo en miles de empleos por todo el país, sino en la felicidad y la salud de decenas de millones de turistas británicos»

Tanzer abogó además porque los Gobiernos traten de aprender las lecciones que ha dejado la pandemia y en concreto el cómo las decisiones tomadas en muchos casos han fomentado la división política y la desconfianza entre países. Por ello pidió ese Ministros que las agencias quieren dedicado de lleno al turismo para favorecer la unión entre los ‘stakeholders’ y proteger la posición de Reino Unido en el marco de «una economía internacional conectada«.